CENTRO DEL PROFESOR

LA PROPIEDAD INDUSTRIAL Y LAS UNIVERSIDADES ESPAÑOLAS 

  • Más del cincuenta por ciento de la I+D está en manos del sector público, entre otros organismos, en universidades.
  • Parte de esta investigación se realiza sin tener en cuenta los sistemas de protección de Propiedad Industrial, lo que conduce a una pérdida de efectividad al reinventarse, en ocasiones, cosas que ya han sido inventadas.
  • La Oficina Europea de Patentes estima que en Europa, el 25% de todos los esfuerzos en I+D, se desperdician cada año en invenciones que ya han sido inventadas.
  • Pocos resultados de investigación pública se transfieren de modo efectivo a empresas.
  • La situación de la enseñanza de la PI en España se caracteriza a grandes rasgos por:
    • Las marcas condensan el prestigio y la buena fama de la empresa.
    • Las patentes consiguen transformar un conjunto de conocimientos técnicos “difusos” en un activo muy definido (aunque inmaterial); en algunos casos, pueden ser incluso los únicos y verdaderos activos de la empresa con valor.
    • Los diseños mejoran la apariencia externa del producto y lo hacen más atractivo.
    • Estos activos pueden valorarse económicamente en los libros de contabilidad.
    • Como tales activos pueden también venderse, alquilarse (licencias), ser hipotecados para obtener financiación adicional, etc.
    • Las patentes y otros derechos de P.I. pueden aumentar el atractivo de una empresa a los ojos de los inversores, instituciones financieras o posibles compradores.